Saltar al contenido

¿Por qué mi Internet está lento? Tips para mejorar su velocidad

¿Por qué mi Internet está lento? Tips para mejorar su velocidad

Seguro te has hecho la misma pregunta un millón de veces: “¿por qué mi Internet está lento?”

A veces, después de pequeños períodos de vertiginosa velocidad, notas que tu conexión a Internet vuelve a su velocidad habitual con pasmosa rapidez.

Veamos las causas de estas reducciones de velocidad y algunos tips para mejorar tu velocidad de Internet sin necesidad de otros recursos.

Interferencia

La más simple de las causas por las que tu Internet está lento es sin duda la interferencia de otros objetos en la señal inalámbrica (lógicamente, esto no aplica si estás usando la señal de Internet por cable).

Esto puede deberse, si usas datos móviles, a la cobertura de tu proveedor de servicios o, como se suele pensar, a que la señal “no llega hasta donde vives”. Esto no necesariamente tiene que ver con lo apartado que quede tu vivienda (aunque podría ser un factor); la interferencia puede deberse a la presencia de edificios altos, elevaciones de terreno y otros accidentes geográficos ajenos a tu control.

Si hablamos de tu señal wifi doméstica, mientras más lejos esté el router del dispositivo que estás usando con wifi (tu smartphone o laptop), más débil será la señal que reciba. Lógicamente, la interferencia también se da cuando hay obstáculos en la conectividad, que en la casa suelen ser las habitaciones, las paredes (de cualquier material) y, notablemente, el agua.

¿Qué hacer? En el caso de los datos móviles, evalúa un aumento de potencia en tus datos si es necesario. En el caso del wifi, intenta mover de posición tu router a un lugar desde donde la señal de wifi se distribuya equitativamente por todo el inmueble. En los casos más extremos, la compra de un repetidor de señal wifi sería conveniente (en Movistar te ofrecemos excelentes repetidores Smart WiFi a un precio asequible).

Ancho de banda vs. descarga de datos

Otra respuesta a la pregunta “¿por qué mi Internet está lento?” yace en tu ancho de banda.

Ocurre que, contrario a lo que podrías creer, tu conexión a Internet no tiene un ancho de banda ilimitado. Tu proveedor te otorga un determinado número de gigabits de ancho de banda para que uses de forma normal.

El problema surge cuando tu uso de Internet excede lo normal y ocupas gran parte del espacio de ancho de banda:

  • Por usar varios dispositivos al mismo tiempo, incluyendo los conectados de forma analógica o por wifi. Es complicado ver una película en una TV Ultra HD 4K, jugar Fornite en un celular, asistir a una clase en línea por la tablet y tener una video charla de trabajo por Google Meet en una laptop, todo al mismo tiempo y desde el mismo router.
  • Por emplear aplicaciones que intercambian gran cantidad de datos en tiempo real (como los juegos en línea o los clientes de videochat, al estilo Zoom o Google Meet), sobre todo si se usan por un largo período.
  • Por descargar archivos de gran volumen (los peores ejemplos se dan en los casos de clientes de BitTorrent, por ejemplo, que usan tecnología P2P de varias conexiones para hacer posible la descarga, aunque esto está cayendo en desuso).

¿Qué hacer? Procura tener claro el número de dispositivos que puedes conectar a tu red sin afectar tu velocidad. Prioriza las tareas más importantes dependiendo del momento: en un día común de la semana, sin duda lo son las relacionadas con educación y trabajo. Procura que tus horarios de descarga de datos en gran escala estén reservados para momentos en que tu red no esté tan saturada. Y revisa si tu smartphone está consumiendo wifi cuando en realidad debería consumir sus datos móviles.

Mala instalación física

Por lo general, la instalación de tu red que hace tu operador de servicios es la adecuada (salvo que tengas realmente muy mala suerte). Los operadores como Movistar procuran darte la mejor calidad de servicio a fin de mantener sus estándares de satisfacción muy en alto.

El problema se da, a veces, cuando queremos hacer una instalación por nosotros mismos al interior de nuestro hogar. Los cables de conexión de red son muy delicados, su mal manejo puede resultar en una incorrecta transmisión de la señal y lentitud en la velocidad de Internet. A veces puede ser algo tan simple como instalar el router en el sitio menos adecuado de la casa.

¿Qué hacer? A menos que tengas la experiencia necesaria, deja la instalación doméstica de cables a un operario capacitado en el manejo de este tipo de implementos. Asegúrate de que tu router esté instalado de una forma segura que impida su deterioro y que, a la vez, permita que la señal de wifi se distribuya correctamente.